3.4.12

Graba Terabytes en un segundo


Cuando la gente comenzaba a usar las computadoras  la gente creía que era suficiente el tener 10 MB de espacio en disco, los programas solo pesaban de 20 a 30 KB pero ahora los programas llegan a pesar mucho mas y para muchos 500 GB es lo mínimo que debe de tener un equipo de computo aunque algunos ya cuentan con Terabytes en sus maquinas.

Muy pronto el transmitir archivos demasiado pesados  y que suelen pasar horas en copiarlos quedara en el pasado ya  se esta desarrollando una nueva tecnología que ha sido desarrollada por un equipo internacional de científicos en el que participa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que utiliza calor en lugar de campos magnéticos para modificar la superficie del disco.

Con el uso del calor, que altera el espín de las partículas subatómicas que componen la superficie de los platos del disco a una velocidad mucho mayor a la tradicional.

El investigador del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid del CSIC, Unai Atxitia, menciona, el calor puede hacer este trabajo unas 100 veces más rápido que un campo magnético como el generado por los cabezales de lectoescritura de los discos actuales.

“Durante siglos hemos pensado que el calor sólo era capaz de destruir el orden magnético”, dice Atxitia. Pero este trabajo ha demostrado que esa creencia era un error. Aplicando la temperatura adecuada durante un tiempo muy corto, del orden del femtosegundo (milbillonésima parte de un segundo), es posible orientar el espín de las partículas magnéticas en el sentido deseado. Los cambios se estabilizan unos pocos picosegundos (billonésimas de segundo) después, quedando el dato almacenado en el disco. Además, el proceso requiere de menos energía que las técnicas de grabación basadas en campos magnéticos. En este trabajo, que seguramente cambiará la forma en la que almacenamos nuestros datos y proporcionará varios años más de vida útil a los discos duros electromecánicos, han participado además la Universidad de York, el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid, el Instituto Paul Scherrer de Suiza, la Universidad de Nihon de Japón, el Instituto de Magnetismo de Kiev (Ucrania), la Academia Rusa de Ciencias y la Universidad de Nimega (Holanda), lo que nos da una idea de la importancia que tiene este desarrollo.

Solo debemos esperar a que las nuevas computadoras cuenten con discos de 1 TB como mínimo.