18.6.14

El ciberacoso se triplica de acuerdo con el nuevo estudio “La pantalla y los adolescentes en 2014”

McAfee, parte de Intel Security, divulgó hoy los resultados de su estudio: La pantalla y los adolescentes en 2014: Exploración de la privacidad en línea, las redes sociales y el ciberacoso. El estudio anual examina la conducta en línea y los hábitos de las redes de los preadolescentes y adolescentes de los Estados Unidos. El hallazgo más significativo del estudio de este año revela que el 87% de los jóvenes han presenciado ciberacoso (ciberbullying) en comparación al año pasado cuando el 27% de los jóvenes fue testigo del cruel comportamiento on line. Este comportamiento fue percibido dando lugar a la ira y la vergüenza, llevando a un tema más extenso sobre cómo el comportamiento en Internet está afectando sus vidas cuando están off line. El estudio destaca cómo la riesgosa actividad en línea puede seguirlos cuando están lejos de la computadora y, posiblemente, hacerlos más susceptibles al ciberacoso.

"Los padres deben discutir las actividades en internet con sus hijos para proteger mejor su seguridad”, dijo Michelle Dennedy, Directora de Privacidad de McAfee. "Si un niño es una víctima o un instigador de un comportamiento cruel, como el ciberacoso, el comportamiento negativo puede afectar profundamente su identidad y su reputación.”

Ciberacoso
A pesar de los importantes esfuerzos para desalentar el ciberacoso y sus efectos negativos, el número de casos sigue creciendo con un 87% de jóvenes que han presenciado este tipo de situaciones. De aquellos que respondieron que fueron víctimas de ciberacoso, el 72%contestó que era debido a la apariencia mientras que el 26% respondió que era debido a raza o religión y el 22% declaró que su sexualidad era el factor desencadenante.  De aquellos que presenciaron el ciberacoso, el 53% respondió que las víctimas se pusieron a la defensiva o se enojaron mientras que el 47% dijo que las víctimas borraron sus cuentas de las redes sociales, poniendo de relieve un significativo impacto emocional. Mientras que el estudio revela que el ciberacoso continúa representando un grave problema para la juventud, la encuesta de 2014 identificó que el 24% de los jóvenes no sabría qué hacer si fueran hostigados o intimidados en línea.


Conflictos en las redes que se extendienden a la vida real

Desafortunadamente, la experiencia negativa del ciberacoso no sólo existe en línea. Las redes sociales están logrando que la mayoría de los adolescentes de Estados Unidos experimente situaciones negativas que, en última instancia conducen a discusiones off line. El estudio encontró que el 50% de los jóvenes han participado en una discusión por algo publicado en los medios sociales, un aumento del51% del resultado desde el año pasado, y que solo el 33% había participado en una discusión. El cuatro por ciento de los adultos jóvenes declaró que el altercado en línea original llevó a una discusión física.

Vidas no tan privadas
Además de compartir en exceso sentimientos, los jóvenes también exhiben información privada, tanto intencional como no intencionalmente. Solo el 61% de los jóvenes ha habilitado la configuración de privacidad de sus perfiles en redes sociales para proteger sus contenidos, y el 52% no apaga su ubicación o los servicios de GPS a través de las aplicaciones, dejando sus localizaciones visibles a extraños. Además, el 14% ha publicado su dirección personal en línea – un aumento del 27% con respecto a los resultados del año pasado.
"Descubriendo la conducta en línea de nuestros jóvenes, los responsables de los niños son más conscientes del comportamiento cruel que puede potencialmente tener lugar lejos de la computadora", continuó Dennedy. "Como resultado del monitoreo riguroso de las actividades en línea, esperamos que todos podamos hacer nuestra parte para brindar la asistencia apropiada y ayudar a erradicar el ciberacoso.”

Otros puntos destacados de la encuesta:

Zona sin padres: Los jóvenes quieren una red social sólo con sus compañeros
·         Los jóvenes usan sitios de redes sociales de los cuales creen que sus padres no son miembros o se están inmiscuyendo. YouTube es el sitio más frecuentado, con el 97% de los encuestados que indicaron que visitan el sitio o la aplicación en forma semanal. YouTube fue seguido de cerca por Instagram, con el 92% de los encuestados que indicaron que visitan el sitio o la aplicación en forma semanal.

Ocultarse y no buscar: Los jóvenes cambiarían su comportamiento en línea si supieran que sus padres los están viendo
·         Aunque el 90% de los jóvenes creen que sus padres confían en que hacen lo correcto en línea, el 45% todavía podría cambiar su comportamiento en línea si supiera que sus padres los están viendo.

Encontrando la aceptación social
·         Mientras que el 79% de los jóvenes nunca ha utilizado Internet o los medios de comunicación social para reinventarse a sí mismos, uno de cada tres jóvenes se sienten más aceptados en los medios sociales que en la vida real.

Preocupación en cuanto a la seguridad
·         Los jóvenes temen que su privacidad se vea comprometida (25%) y tienen miedo de ser hackeados (24%) más que el temor a ser impopulares (16%) o ser víctimas de ciberacoso (12%).

Arrepentimiento en las redes sociales
·         La mitad (49%) de los jóvenes ha lamentado algo que han publicadoen línea.

Principales 5 consejos para ayudar a los padres en la educación de sus hijos:
1. Conéctese con sus hijos. En forma casual hable con ellos sobre los riesgos de todas las conexiones en línea y asegúrese de que las líneas de comunicación estén abiertas.
2. Obtenga acceso. Los padres deben tener las contraseñas de las cuentas de redes sociales de sus hijos y los códigos de acceso a los dispositivos de sus hijos para tener acceso en cualquier momento.
3. Aprender su tecnología. Estar un paso adelante y tomar el tiempo para investigar los distintos dispositivos que usan sus hijos. Quieren saber más sobre sus dispositivos que lo que ellos hacen.
4. Información de medios sociales. Permanezca bien informado sobre las redes sociales  más recientes y modernas. No tiene que crear una cuenta, pero es importante entender cómo funcionan y si sus hijos se encuentran en ellas.
5. Gestión de la reputación. Asegúrese de que sus hijos sean conscientes de que lo que publican en línea no tiene una fecha de caducidad.