31.8.14

Videocolaboración: ¿comprar o rentar?: ese es el dilema.

Aunque la vídeo conferencia apareció desde hace más de 25 años, estaba amarrada a las grandes salas, los enlaces satelitales y las onerosas inversiones, además, de requerir de personal técnico altamente capacitado para hacerla funcionar. En esa época, un equipo para una sola sala costaba $50 mil dólares, sin contar los demás accesorios.

Al despegar la tecnología IP, surgieron compañías que desarrollaron los dispositivos para utilizar las redes de datos y a finales de los 80´s e inicios de los 90´s, se crean los algoritmos y protocolos de vídeo conferencia. Hacia el año 2000 llega la Alta Definición y entramos en otra era. Fue realmente a partir del 2004, cuando se rompe este paradigma, gracias a la tecnología de  Avaya Scopia, al lanzar una vídeo conferencia que funciona en el equipo de escritorio o en el móvil del usuario, y que se puede agendar cuando se requiera.

Así, de un mazazo tecnológico esta herramienta se escapó de las grandes corporaciones, de las salas impresionantes, de las altas esferas directivas, de las inversiones monumentales y de los sabios informáticos. Entre tanto, se acercó a las reuniones a distancia, los proveedores y mejor aún, a los clientes, con calidad HD, sin importar el dispositivo que ocupe ni la red desde la cual se conecte el usuario (Internet residencial, redes 3G o 4G), con costos casi imposibles de creer.

La tecnología de Avaya Scopia se puede integrar a las herramientas de soporte empresarial, la autentificación y ofrecer reportes con seguridad completa, también puede integrarse con el sistema tradicional de comunicación, el messenger o el directorio.
De esta manera se emplea para múltiples propósitos dentro de una organización, ya sea para entrevistas preliminares de candidatos en el área de Recursos Humanos, para la capacitación de personal en sucursales en el ámbito financiero, en servicios de consultoría a distancia, en home office, para educación a distancia en cursos de maestría y doctorado, comparecencia remota en juicios orales, y en miles de servicios y aplicaciones.

De acuerdo con algunos datos, más del 80 por ciento de los clientes siguen considerando tener vídeo colaboración en sus instalaciones, pero en los últimos dos años esta tendencia ha cambiado muchísimo por razones financieras, actualmente los clientes están buscando trabajar un modelo de costos en OPEX, y no efectuar una inversión tipo CAPEX.

Avaya es pionera en entregar soluciones de video colaboración, contamos con herramientas y la infraestructura adecuada para que cualquier carrier pueda ofrecer esta solución como un servicio. La ventaja es que nuestro modelo permite soportar desde 4 hasta miles de clientes y conectar múltiples dispositivos de manera simultánea.

Esta solución está diseñada para que el carrier divida la infraestructura para varios clientes y no tener que asignar una para cada cliente, como sucede con los equipos de la competencia. Al realizar la inversión inicial, el carrier adquiere todo el software y las licencias necesarias y en el momento en que el servicio se satura, simplemente agrega puertos adicionales sin reemplazar nada, esta solución permite configurar nuevos servicios fácilmente, pues la interface de gestión es bastante sencilla, comparada con la de los demás fabricantes.

La mayoría de los carriers que han empezado a utilizar este servicio en 12 o 18 meses, deciden hacer una inversión adicional para ampliar su infraestructura y de acuerdo con la experiencia de otras regiones, el promedio para recuperar la inversión inicial es menos de un año.